Espinillas en la Espalda: Causas y Tratamiento

Al pensar en acné es común asociarlo con brotes en el rostro por ser la zona más visible del cuerpo.

Sin embargo, este puede presentarse casi en cualquier lugar y la espalda no está exenta.

A pesar de estar en una zona generalmente cubierta por ropa, el acné en la espalda puede provocar ansiedad, afectar la autoestima e incluso depresión en los casos más severos.

¿Qué es el Acné en la Espalda?

El acné en la espalda es la aparición de puntos negros o blancos, pápulas, nódulos, pústulas y diferentes brotes en la espalda.

Puede tener varias causas relacionadas con desbalances hormonales, alimentación y estilo de vida y otros aspectos que influyen en la secreción de grasa de la piel.

Por lo regular, los brotes de acné en la espalda suelen aparecer durante la pubertad y cesan alrededor de los 20 años.

Sin embargo, es posible que en algunos casos los brotes persistan más allá de la edad.

Tipos de Espinillas en la Espalda

espalda con acne

La espalda, al ser una de las zonas más extensas del cuerpo y sin embargo de más difícil acceso, es más propensa al desarrollo de diferentes lesiones de acné.

Si bien cada uno de estos puede ser igual de molesto, es importante identificar el tipo de brote para determinar cuál será el mejor remedio o procedimiento para tratarlo.

A continuación te explicamos las diferentes manifestaciones que pueden presentarse en un brote de acné en la espalda:

Puntos Negros

Al igual que los que suelen aparecer en el rostro, los puntos negros en la espalda son una forma leve de acné causada por la obstrucción de los folículos capilares.

Debido a la acumulación de células muertas, impurezas y la producción natural de grasa de la piel.

Reciben su nombre por ser pequeños puntos oscuros (o negros) sobre la piel.

Por su ubicación, los puntos negros en la espalda suelen ser más difíciles de tratar y prevenir.

Puntos Blancos

Similar a los puntos negros, los puntos blancos son causados por la acumulación de células muertas, bacterias e impurezas en los poros.

Con la diferencia de que no se observa ningún orificio como los que veríamos con los puntos negros.

Pápulas

Las pápulas se distinguen por ser formaciones rojas en la piel que varían de 0,5 a 1,5 milímetros sin presencia de orificios visibles.

Son causadas por la producción excesiva de sebo de la piel e infecciones por bacterias que quedan atrapadas en la obstrucción de los poros.

El organismo, al intentar controlar la infección, acumula sangre y células blancas en la zona causando inflamación.

Pústulas

Las pústulas aparecen luego de que un punto negro o blanco empieza a inflamarse a causa de la infección.

Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo; incluyendo, por supuesto, la espalda.

Las pústulas se caracterizan por presentar inflamación y pus a causa de la infección.

Al igual que en otras zonas del cuerpo, las pústulas en la espalda pueden causar enrojecimiento, picazón y dolor en las zonas cercanas al brote.

Nódulos

En los casos más severos de acné en la espalda puede darse la aparición de nódulos o quistes.

A diferencia de otras manifestaciones, los nódulos se producen en la dermis, la capa interna de la piel.

Por lo regular requieren tratamientos bajo la supervisión de un médico para disminuir el riesgo de cicatrices o de empeorar la infección.

Los nódulos en la espalda suelen ser lesiones con bastante inflamación y se caracterizan por ser dolorosas.

¿Por qué Salen Espinillas en la Espalda?

dermatologa

Los barros y espinillas en la espalda no se diferencian en mayor medida a los que aparecen comúnmente en cualquier otra zona del cuerpo.

Al igual que estos, pueden deberse a diversos factores que van desde alimentación, cambios hormonales, estilo de vida e incluso predisposición genética.

Sin embargo, diferentes hábitos cotidianos pueden hacernos más propensos a la aparición de este tipo de lesiones.

A continuación te explicamos algunas de las prácticas y causas más comunes que pueden influir en el brote de barros y espinillas en la espalda.

Dejarte el Sudor por Mucho Tiempo

El sudor es inevitable, especialmente durante el ejercicio o cualquier situación que requiera actividad física.

El dejar el sudor demasiado tiempo sobre el cuerpo, especialmente la espalda, puede contribuir a la aparición de barros y espinillas.

Esto se debe a que al sudar, la piel también libera toxinas e incrementa la secreción natural de grasa.

En combinación con el sudor, células muertas y diferentes residuos, puede obstruir los poros y provocar este tipo de lesiones en la espalda.

Especialmente cuando el sudor se deja por demasiado tiempo.

No Enjuagarte la Espalda al Bañarte

La espalda suele ser una de las zonas menos accesibles del cuerpo durante el baño.

Es común que se pase por alto lavarla y limpiarla correctamente para evitar la aparición de granos y espinillas.

El no enjuagar la espalda durante el baño contribuye a la acumulación de suciedad, células muertas, bacterias e incluso residuos de jabón.

O cualquiera de los productos cosméticos que solemos utilizar durante el aseo personal.

Usar Productos a Base de Aceite

Por estar asociado con la secreción natural de grasa de la piel.

El acné en la espalda puede aparecer (o empeorar) a causa de la aplicación de productos tópicos a base de aceite.

Ya sea que hablemos de cremas humectantes, lociones para la piel o diferentes cosméticos.

Estos pueden incrementar el riesgo de obstrucción de los poros de la piel en la espalda.

Por tanto, incrementan la probabilidad de aparición de barros y espinillas en esta zona.

Usar Ropa Irritante o Asfixiante

Utilizar ropa demasiado ajustada o hecha con materiales que impidan que la piel “respire” contribuirá en gran medida a la obstrucción de los poros.

Esto puede resultar en la aparición de brotes de acné en la espalda.

Especialmente si utilizamos este tipo de prendas al hacer ejercicios o diferentes tipos de actividad física.

Al igual que utilizarlas en climas ambientes calurosos en los que de seguro habrá mayor presencia de sudor.

No Lavar las Sabanas y Colchas donde Duermes

Descuidar la cama o las sábanas que utilizamos a diario es un error común.

Es uno de los factores que influyen la aparición de barros y espinillas en la espalda.

Al no lavar o cambiar las sábanas o colchas que utilizamos para dormir, aumenta la acumulación de células muertas, grasa y residuos que terminan sobre la piel.

Estos pueden obstruir los poros, haciéndola más propensa a la aparición de este tipo de lesiones.

Usar Rastrillos de Múltiples Navajas para Rasurarte la Espalda

La irritación al rasurarte puede influir en mayor o menor medida en la aparición de brotes de acné.

Sin embargo, esta influencia es aún mayor si hablamos de rasuradoras con hojillas múltiples.

Al tener varias hojillas, las rasuradoras de este tipo cortan el vello al nivel de la piel.

En su proceso de regeneración natural, podría crecer sobre el vello y causar obstrucciones, irritación e inflamación a medida que el vello crece e intenta superar la capa de piel.

Depilarte la Espalda

Al igual que el rasurar la espalda, la depilación también juega un papel importante en la aparición de espinillas y granos.

Al depilar la espalda, los vellos suelen ser arrancados desde la raíz.

Dejando los poros abiertos y aumentando el riesgo obstrucción debido acumulación de células muertas, bacterias y residuos.

Causando congestión en los poros y provocando la aparición de granos y espinillas en la zona.

Comer Demasiados Alimentos Grasosos

El consumir alimentos grasos no sólo puede ser perjudicial para la salud en general.

También tiene una influencia considerable en la aparición de brotes de acné en la espalda.

Tal como pasa con el acné común en el rostro, los brotes en la espalda van estrechamente relacionados con la dieta cotidiana.

Así como con el consumo en exceso de comida rápida, frituras y otros alimentos con gran cantidad de grasa puede causar lesiones en la piel.

Estrés

El estrés puede afectar cualquier parte de nuestro órganismo y la piel, al ser el órgano más extenso del cuerpo humano, no está exenta de esto.

Por lo regular, el estrés suele ser la principal causa de acné en adultos.

La tensión, el cansancio e incluso factores emocionales que vienen ligados al estrés, pueden alterar la producción hormonal.

estimular la producción natural de grasa y, en consecuencia, causar brotes de granos y espinillas en la espalda.

Cambios Hormonales Durante un Embarazo

Los cambios hormonales son bastante comunes durante el embarazo.

Sin embargo, estos desbalances pueden provocar la aparición de brotes de acné en la espalda.

Las hormonas regulan las diferentes funciones del cuerpo, como la secreción de grasa natural de la piel.

Los más pequeños cambios durante el período de gestación (tal como pasa con la pubertad), pueden aumentar las secreciones de la piel.

Esto la hace más propensa a la aparición de espinillas y granos en la espalda.

Predisposición Genética

Aunque los brotes de acné en la espalda son una posibilidad para todos.

Algunas personas están más propensas a padecerlo debido a la herencia y predisposición genética.

Si existe historial familiar de acné en la espalda, e incluso acné en cualquier parte del cuerpo, eso aumentará la posibilidad de sufrirlo también.

Además de esto, el tipo de piel, patrones hormonales y diferentes características que pudieran ser heredades también jugaran un papel importante en la aparición de este tipo de lesiones.

¿Cómo Eliminar el Acné en la Espalda?

espalda sin espinillas

Los barros y espinillas en la espalda pueden ser bastante incómodos.

Picazón, inflamación e incluso dolor pueden ser algunas de las molestias provocadas por estos brotes.

La buena noticia es que incluyendo algunos hábitos y cambios en nuestra rutina diaria podremos aliviarlos, curarlos e incluso prevenir la aparición de nuevos brotes.

A continuación te explicamos algunas prácticas que puedes empezar a aplicar para eliminar y prevenir los brotes de acné en la espalda.

Báñate Después de Sudar

Un baño luego de ejercitarte o de cualquier actividad física en la que sudes más de lo normal ayudará en gran medida a prevenir la aparición de granos y espinillas en la espalda.

Al bañarte, estarás retirando el sudor, grasa y suciedad acumulada en la piel.

Esto disminuirá la posibilidad de obstrucción de los poros, ayudando a mejorar el estado de lesiones ya existentes y previniendo la aparición de nuevos brotes de acné.

Enjuágate la Espalda al Bañarte

Al bañarte es importante no descuidar la limpieza apropiada de la espalda.

Al restregar y enjuagar la espalda, no sólo estarás removiendo la grasa y los residuos acumulados durante el día.

También evitarás la acumulación de células muertas y de bacterias que pueden causar las obstrucciones e infecciones acnéicas.

Para esto, es importante saber que las esponjas suelen acumular bacterias, por lo que es recomendable utilizar cepillos de baño.

Usa Productos Neutros

Cremas, lociones y diferentes productos cosméticos neutros son ideales para conservar la piel humectada y prevenir los brotes de acné.

Especialmente si hablamos de pieles grasas.

Al tener una piel grasa, el tipo de piel más propenso al acné en la espalda, debes asegurarte de utilizar sólo productos neutros y evitar los que sean hechos a base de aceite.

Ya que estos podrían empeorar los brotes ya existentes o provocar la aparición de nuevas espinillas y barros.

Usa Ropa Cómoda y Fresca

Utilizar ropa cómoda y fresca es ideal para la prevención de granos y espinillas en la espalda, especialmente durante el ejercicio, actividades físicas o climas cálidos.

Utilizar ropa ligera y holgada ayudará a la piel a mantenerse ventilada.

Disminuyendo el sudor y la producción de grasa, irritaciones causadas por el roce y, por supuesto, la probabilidad de desarrollar granos y espinillas en la espalda.

La ropa de algodón es perfecta para esto, ya que el algodón absorbe el sudor y la grasa, haciendo que la mayor parte quede en la prenda y no en la piel.

Lava tus Sabanas y Colchas con Regularidad

Mantener limpias las sábanas y colchas con las que dormimos es importante para mejorar el estado del acné en la espalda.

Al lavarlas de forma regular, estaremos evitando la acumulación de grasa.

Además de retirar también las células muertas, residuos y bacterias que terminarían por obstruir los poros y provocar la aparición de puntos negros, espinillas o barros.

Usa una Rasuradora Eléctrica

Las rasuradoras electricas suelen ser menos agresivas con la piel y además de causar menos irritación.

También representan un riesgo menor en lo que se refiere a los brotes de acné en la espalda.

Las rasuradoras eléctricas ayudan a evitar la aparición de vellos encajados que son más comunes con las afeitadoras tradicionales.

Ya que al afeitar ligeramente por encima del nivel la piel, el vello no quedaría atrapado por debajo de capas nuevas de piel.

Exfolia tu Piel Antes y Después de Depilarte

Exfoliar de forma regular es una de las prácticas más efectivas para evitar nuevas espinillas y granos.

La piel en la espalda no es tan sensible como la piel en el rostro.

Por lo que realizar exfoliaciones seguidas no causará ningún daño y ayudará a prevenir los brotes de acné.

Al exfoliar de forma regular estarás retirando esas capas de células muertas y suciedad que pudieran obstruir los poros y desencadenar los brotes.

Ten una Dieta Balaceada

Ya mencionamos la influencia de la alimentación en la aparición de espinillas y granos en la espalda.

Sin embargo, es importante recalcar la importancia de llevar una dieta balanceada.

No sólo para mantener nuestra piel libre de espinillas, también para cuidar de nuestra salud general.

Una dieta balanceada es fundamental en la lucha contra el acné.

Así que debemos evitar excedernos cuando se trata de consumir comida chatarra o alimentos altos en grasas.

Relájate Haciendo Ejercicio u Otra Actividad

El ejercicio y las actividades físicas pueden hacer maravillas para tratar el acné por diferentes razones.

Al ejercitarnos, nuestro cuerpo libera toxinas que son perjudiciales para la piel.

Además de que nos ayuda a controlar los desbalances hormonales relacionados con el aumento de peso y, por si fuera poco, a reducir los niveles de estrés.

Además, de acuerdo con algunos especialistas, el sudor producido durante el ejercicio tiene propiedades antibacteriales que ayudarían a la piel a combatir y prevenir el acné.

Usa Remedios Caseros

Los remedios caseros son la alternativa ideal para el tratamiento de acné en la espalda.

Aloe vera, miel e incluso bicarbonato son sólo algunas de las opciones que encontraremos en nuestra alacena y que podrían ayudarnos a controlar los brotes de acné en la espalda.

Similar a las mascarillas que aplicamos en el rostro, estos remedios caseros aplicados en la espalda pueden ayudarnos a tratar y evitar la aparición de espinillas y granos en esta zona.

Usa Cremas y Pomadas Contra el Acné

Las espinillas y diferentes lesiones en la espalda pueden ser tratadas con cremas y productos tópicos utilizados normalmente para tratar el acné común.

El ácido salicílico es uno de los compuestos utilizados en este tipo de cremas.

Sin embargo, para casos más severos es aconsejable visitar a un dermatólogo que ayude a identificar el tratamiento adecuado.

Conclusión

Es común pensar que, por ser en una zona menos visible, los efectos del acné en la espalda son menores.

Sin embargo, debemos reconocer que estos van más allá del aspecto estético y las molestías que causa.

Al igual que el acné en el rostro, los brotes en la espalda pueden generar ansiedad, aislamiento social y afectar la autoestima de quienes lo padecen.

Por lo que es importante identificar las prácticas y hábitos que nos ayudarán a tratarlo y prevenirlo para lucir una espalda libre de acné.

¿Tienes Alguna Duda o Comentario?